Facebook_Uruguay-2-1038x576

Advertir o no que se avecina una crisis, suele ser la diferencia entre sortearla con éxito o sucumbir a ella. Un buen líder debe saber leer las señales que indican que una tormenta severa se avecina y actuar en consecuencia de modo que analice sus eventuales impactos y los posibles cursos de acción.

En este sentido, en Uruguay, una crisis de gestión y comunicación ha dejado al presidente Tabaré Vázquez con su menor nivel de aprobación desde el inicio de su gestión.

Consultar el artículo completo aquí